Las oficinas compartidas, los business center, las oficinas virtuales y los coworking se han convertido en la solución ideal para muchos freelancers, emprendedores, PYMES y start-ups, ya que son un espacio con aspecto profesional que destaca por su comodidad y flexibilidad para trabajos de pequeño o mediano plazo.

Y es cierto, tiene muchas ventajas trabajar en un business center o espacio de coworking. Pero queda un desafío a enfrentar: mantener tu personalidad y balancear la convivencia con las otras personas que comparten dicho espacio.

Aquí algunos consejos para aprovechar los business center o espacios de coworking tanto a nivel espacial como a nivel personal y profesional.

Espacio físico

Es muy probable que al dividir las oficinas de coworking, estos espacios resulten ser o den la sensación de ser muy reducidos. Para ello recomendamos tomar en cuenta:

  • Mobiliario reducido y/o compacto: Reducir al máximo tu mobiliario de oficina te ayudará a aprovechar el espacio, además, da la sensación de amplitud. Utiliza muebles o escritorios compactos, con cajoneras incluidas o estantes aéreos para organizar tus cosas.
    Una silla no muy grande, pero debe ser ergonómica y cómoda; recuerda que pasarás varias horas del día en ese lugar.
  • Colores y decoración: Utiliza colores claros en el mobiliario y en los elementos decorativos en él, esto ayudará a crear una sensación de más espacio en tu oficina. Añade un toque de verdes y/o azules para no hacerlo monótono, sin dejar de darle vida y energía al cubículo.
  • Las paredes son buenas aliadas: Utiliza las paredes más cercanas para poner estantes, bibliotecas, opciones de almacenamiento abiertos o cerrados. Dependiendo del diseño, podrían pasar como parte de la decoración, o bien, si son del mismo color de la pared, pasarán desapercibidas y no se verá el ambiente tan cargado.
  • El orden es la clave: Evita el desorden, acumulación de cosas, papeles, documentos, para evitar sentirte ahogado o encerrado. Mantener el orden en tu puesto de trabajo y la decoración minimalista, ayudarán a que este se vea mucho más amplio. Recuerda que menos es más.

Hay trabajos en los que necesitas proteger tu identidad: Si este es tu caso y el mobiliario que ofrece la oficina de coworking no es propicio, puedes optar por tabiques móviles o de plano hacer un upgrade y pedir una oficina en un business center, donde además podrás contar con privacidad.

Relaciones personales

En un coworking compartirás oficina a diario con muchas personas que trabajan en diferentes rubros. Algunos que necesiten más o menos atención o concentración, algunos a veces necesitarán de ti, y quién sabe, tú también podrías necesitar de ellos. Por lo mismo te recomendamos:

Preséntate y relaciónate con tus vecinos:
Las relaciones interpersonales y profesionales con los demás podrán ayudarte a crecer. La sinergía ayuda a crecer a todos los miembros en sus diferentes áreas y el networking es el rey de los trabajos colaborativos.

Mantén la mente abierta:
Son muchas las expectativas que nos creamos al momento de trabajar en un ambiente colaborativo. Aunque tengamos metas y objetivos fijados, siempre debemos estar abiertos a nuevas posibilidades y nuevas opciones. No sabemos lo que podemos descubrir en el camino.

No te aísles ni te sientas intimidado:
Mucha gente que decide tomar la opción de coworking como su forma de trabajo, son personas ambiciosas, motivadas, con mucho conocimiento en su área. Esto puede ayudarte a alimentar tus conocimientos, hasta tus mismas motivaciones y viceversa.

  • Recuerda que no estás solo: La convivencia es un punto clave para que las relaciones internas en los espacios de coworking sean propicias.
  • Usa audífonos si prefieres escuchar música, u oír las noticias, conferencias, etc. Otros podrían estar en reunión o tratando de concentrarse en su trabajo.
  • Mantén un tono de voz adecuado a la hora de hablar por teléfono, en el momento de una reunión con cliente o bien, en los ratos de ocio en los espacios comunes de la oficina.

Conservar el orden, sobre todo en los lugares comunes. Así los demás también se sentirán a gusto y con la responsabilidad de hacer lo mismo.

Acude a las reuniones recreativas con tus compañeros: Una buena forma de relacionarte con las personas que trabajas puede ir desde un café en la cafetería o demás espacios comunes de la oficina, hasta una reunión general dentro o fuera de ella. Esto ayudará a conocerlos mejor, compartir información y conocimientos que puedan servirte tanto profesional como personalmente. ¡Es parte del networking!

Así como estos consejos, existen muchos más que se van aprendiendo en el camino. Lo más importante es que este siempre sea un espacio cómodo para ti y que no moleste a los otros. ¡Aventúrate y prueba trabajar en una oficina compartida!