La tecnología ha revolucionado todos los aspectos de la vida, incluyendo el espacio laboral. Por eso, antes de pensar en el arriendo de oficinas amobladas, vale la pena examinar las tendencias actuales y futuras de estos espacios para el trabajo.

1. Comodidad, conectividad y funcionalidad

El llamado Internet de las Cosas (IoT) definitivamente se está volviendo un factor determinante en el arriendo de oficinas amobladas porque la integración de esta tecnología facilita la ejecución, el monitoreo y examen de los procesos.

Una oficina que ocupa estratégicamente el IoT, como dispositivos móviles que faciliten el trabajo remoto de los empleados, se convierte en una aliada indispensable para conseguir los objetivos de una organización.

2. La nube es la opción obligada

Toda oficina debe estar preparada para acoplar esta infraestructura tecnológica porque permite una mejor comunicación sin importar la ubicación. A través de una infraestructura en la nube, los miembros de una organización podrán comunicarse, compartir documentos, e incluso contarán con la posibilidad de realizar conferencias desde cualquier parte del mundo.

Una infraestructura en la nube es una opción indispensable para aquellos negocios tradicionales, que llevan tiempo llevando a cabo sus procesos con métodos obsoletos y que necesitan ser renovados y reestructurados.

3. Oficinas móviles para estar más cerca del cliente

Con este tipo de oficinas, se logra mayor cercanía con el cliente, se fideliza y se logra un mejor posicionamiento. Esta idea permite que aquellos usuarios que viven en sitios remotos tengan acceso a los servicios de una organización, sin la necesidad de trasladarse. En otras palabras, es la organización la que se acercará a sus clientes y no lo contrario.

Los vehículos adaptados como oficinas móviles, por ejemplo, están perfectamente acondicionados para que la atención sea óptima, cuenten con conexión a internet, luz y aire acondicionado.

4. La oficina compartida y contratos flexibles

Como parte de la preferencia a los espacios coworking de este último tiempo, la oficina compartida permite compartir los gastos y optimizar mejor el espacio físico. Con el arriendo de oficinas amobladas compartidas, los profesionales que estén interesados en formar parte de una comunidad, pueden disminuir sus gastos por concepto de arriendo mientras comparten un espacio que tiene la capacidad para adaptarse a las necesidades de varios profesionales.

5. Espacios abiertos

Un espacio abierto no significa necesariamente una oficina de gran tamaño, ya que hay elementos que pueden ayudar a que el trabajador tenga esa sensación de amplitud en su área de trabajo. Por ejemplo, un arriendo de oficinas amobladas que incluya grandes ventanales de vidrio puede otorgar esa sensación de libertad. También cuando el espacio de trabajo incluye elementos de la naturaleza, puede llegar a mejorar la productividad del trabajador.