Casi todos los seres vivos necesitamos de la luz, pero a menudo no reparamos en la importancia que tiene para realizar con éxito nuestras actividades laborales. Por ejemplo, cuando se tenga que considerar un arriendo de oficinas, le damos valor a aspectos como el buen diseño, funcionalidad, ubicación y conectividad, siendo la iluminación algo que no se valora en su justa medida.

Los espacios correctamente iluminados, inspiran, atraen y producen nuevas ideas, factores deseables en el espacio laboral.

La relación entre la buena salud y una buena iluminación

Para empezar, la luz solar es la responsable de regular el ritmo circadiano del cuerpo (ciclos de sueño, hormonas y temperatura). Cuando los trabajadores realizan sus actividades cerca de ventanas con buena iluminación, es más probable que puedan tener una mejor calidad de sueño durante las noches.

Por otra parte, una mayor exposición a la luz natural influye en nuestro depósito de vitamina D. Esta vitamina sirve para más que sólo promover el buen desarrollo de huesos y dientes, también previene al trabajador de enfermedades serias como el cáncer y la enfermedad cardíaca.

¿Los empleados usan todo el día el computador? ¿Tienen que navegar vez tras vez por el teléfono inteligente? Con un poco de iluminación natural se pueden contrarrestar algunos efectos asociados a la exposición de estas pantallas, como la degeneración macular.

Si una buena iluminación influye en un mejor ciclo de sueño (como mencionamos en un principio), eso significará una mayor cantidad de energía para las actividades laborales y, por lo tanto, un mejor rendimiento y eficiencia.

Características de una oficina arrendada bien iluminada

Sabiendo la importancia de una buena iluminación, existen recomendaciones que se deben tener en cuenta en una oficina arrendada:

  • Si se usa iluminación artificial, lo recomendable es usar reguladores para este tipo de luz y la misma pueda adecuarse al momento del día. Además, la iluminación LED es la mejor en este sentido, cansa menos la vista y ahorramos recursos.
  • Buscar lugares de oficina flexibles que cuente con tragaluces. La idea es intercalar la luz artificial con la luz natural de modo que haya un equilibrio que beneficie a los empleados.
  • Aprovechar la luz natural para tareas que requieran mayor trabajo intelectual, por lo que se deben posicionar aquellos puestos cerca de ventanas.
  • Asesorarse con un diseñador o arquitecto para una mejor distribución del espacio y de la luz.
  • Las persianas en las ventanas son una buena herramienta para regular la luz natural que entra a las oficinas.

Si consideramos el arriendo de oficinas, es fundamental elegir una oficina bien iluminada que cuente con todas las características que promueven el éxito de los proyectos.

En este sentido, son los centros de negocios los que ofrecen lugares de trabajo para arriendo que cuentan con una planificación estratégica de espacios, con la luz y mobiliario adecuado. De esta manera, los empleados pueden obtener un mayor rendimiento, potenciando su bienestar e incidiendo directamente en la rentabilidad de la compañía.