Definir un lugar de trabajo a largo plazo es un paso determinante en cualquier empresa, pero sobre todo en un emprendimiento. Para una start-up o una pyme, el arriendo de oficinas amobladas es una decisión que puede traer mucha satisfacción, pero que es determinante en el desarrollo de la empresa.

Para que esta elección contribuya al éxito de la compañía, lo importante es estar informado y conocer los factores que ayudarán a conseguir los objetivos. Estas son algunas de las claves que se deben considerar:

1. Costo

Encontrar un lugar que esté dentro del presupuesto es fundamental, al igual que analizar los contratos con detenimiento, de la misma forma que se haría con una vivienda. Otra variable a tener en cuenta son los aumentos del precio del arriendo que se puedan dar con el tiempo. Cuando el espacio es grande, pueden ser significativos, por lo que es bueno considerar los términos del contrato antes de firmar. La ayuda de un especialista en temas inmobiliarios puede ser clave para tranquilizar a cualquier emprendedor.

2. Equipamiento 

¿Qué necesita la empresa para el funcionamiento óptimo de los procesos?  Esta pregunta será fundamental al momento de considerar el arriendo de oficinas amobladas, ya que determinará el tipo de espacio donde operará el emprendimiento.

Es importante conocer el número de computadores, muebles, fotocopiadoras y más que requerirá el emprendimiento. La propiedad deberá contar con lugar adecuado si se necesitan servidores y centrales telefónicas especiales. También hay que pensar en los elementos que fomentarán la cultura de la compañía, como pizarras, salas de capacitación, máquinas de café, entre otros.

3. Flexibilidad

El diseño del espacio tiene que aportar a la funcionalidad de la empresa. Una propiedad flexible es ideal, ya que se adapta a las necesidades cambiantes del emprendimiento. Por esto, hay que tener en cuenta las posibilidades de crecimiento del proyecto al elegir una propiedad. ¿Hay opciones de que se incorpore un número grande de empleados? ¿Se necesitarán más oficinas cerradas para puestos directivos? Hacer este tipo de preguntas ayudará a proyectarse en el tiempo con el fin de prevenir problemas futuros.

4. Tiempo

Como se comentaba en el punto anterior, pensar en el futuro es fundamental al elegir una oficina para un emprendimiento. El tiempo es un factor clave: ¿cuántos años se pasarán en este espacio? ¿Hay planes de expandir en el corto o largo plazo? Alquilar una propiedad adyacente, por no haber planificado el crecimiento, será mucho más caro que tenerlo en cuenta desde un principio. Es necesario considerar todos los proyectos que podrían afectar a la empresa para determinar el tipo de contrato que se firmará.

5. Centros de negocios

Lo tradicional no funciona para todos, ¿por qué no animarse a encontrar soluciones diferentes y efectivas? Los centros de negocios son buenas alternativas para los emprendimientos que busquen arrendar oficinas que se adapten a sus necesidades de crecimiento. Aportan infraestructura, contratos a distintos plazos con precios convenientes y la posibilidad de hacer networking con otros trabajadores que se encuentren en las instalaciones.