Encontrar un espacio de trabajo que cumpla con todas las necesidades de una empresa es una tarea desafiante. Esta situación empeora si la mudanza es forzada: por el término de un contrato o por decisión del dueño de la propiedad.

Para tomar la mejor decisión y luego no arrepentirse, antes hay que tener una serie de variables en cuenta. Sin embargo, con un poco de investigación, el desafío se aliviana. A continuación, algunos consejos para simplificar esta tarea:

1. Planificar a futuro

Una mudanza o un arriendo oficina amoblada serán decisiones que afectarán al futuro de la empresa. Es por esto que es necesario tener en cuenta la situación económica de la misma para escoger un espacio acorde a su posible crecimiento. Si se vienen proyectos interesantes, se incorporaron clientes nuevos o si el ritmo de venta se intensificó: en todos estos casos hay que considerar las probabilidades de expandirse y para esto se suele necesitar más lugar.

2. Encontrar una ubicación ideal para todos

Al buscar un arriendo oficina amoblada, es necesario asegurarse de que el espacio sea accesible para los trabajadores. Esto significa que cuente con conectividad, estaciones de metro y otras opciones de transporte.

Un plus de cualquier lugar de trabajo es que se encuentre en un sector donde haya alternativas con servicios para almorzar, cafeterías o realizar actividades de distinto tipo.

3. Definir el layout de la oficina 

¿Cubículos o planta abierta? La tendencia indica que la segunda alternativa potencia la productividad y el trabajo en equipo. Sin embargo, puede ser que los empleados necesiten privacidad, por lo cual es importante contar con alternativas cerradas, como salas de reuniones.

También es fundamental saber si se requerirá de un espacio destinado para el descanso o el almuerzo. Una buena opción es alquilar una propiedad que sea flexible ya que, si el estilo y las necesidades de la compañía se modifican a lo largo del tiempo, no habría que tirar abajo la pared, sino hacer unos ajustes mínimos.

4. Considerar alternativas

Encontrar el lugar ideal también tiene que ver con descubrir alternativas que puedan funcionar. La opción de un centro de negocios es un ejemplo de esto. La flexibilidad de estos espacios es perfecta para empresas que están en crecimiento y para las que ya están establecidas.

Una compañía puede establecerse por un período corto para probar o durante un proyecto en particular. Además, el foco estará puesto en mejorar el negocio y no en descifrar cómo operar una oficina, ya que esto estará cubierto.