Elegir entre el horario flexible o fijo es imprescindible a la hora de iniciar un proyecto. Estas modalidades ofrecen diferentes beneficios y desventajas que influyen en el desarrollo de las labores; a continuación, analizamos ambas variantes.

Trabajar con horario flexible

Un estudio realizado por la consultora Mercer indica que 67% de las empresas en América Latina implementaron estrategias de flexibilidad laboral, dando cuenta de una tendencia con gran penetración.

Se trata de un panorama interesante para el mercado laboral chileno, especialmente considerando que el 73% de los trabajadores prefiere un horario flexible

Entre los beneficios que esta modalidad ofrece a las empresas, se encuentran los siguientes:

  • Reduce el ausentismo laboral.
  • Disminuye el consumo eléctrico y ahorra material de oficina.
  • Atrae a talentos jóvenes en busca de opciones amigables de trabajo.
  • Permite organizar el trabajo con base en metas y resultados.

Además, los trabajadores obtienen:

  • Mayor satisfacción laboral.
  • Evitar el estrés propio del traslado, especialmente en horas peak.
  • Opción de compaginar las obligaciones laborales con quehaceres familiares.

A pesar de estos beneficios, también es importante evaluar los problemas que presenta esta modalidad, como la dificultad para organizar a los empleados y coordinar las reuniones con los clientes, o problemas de compatibilidad de horarios entre miembros de un equipo.

En línea con lo anterior, el arriendo oficinas amobladas permite a las empresas contar con un espacio laboral ubicado estratégicamente -fundamental a la hora de reunirse con clientes-, además de promover el networking, indispensable para el crecimiento de una compañía.

Trabajar con horario fijo

Según un sondeo realizado por el INJUV, 72,3%  de los jóvenes entre 18 y 29 años prefiere trabajar con horario fijo, y un 53,9% se inclina por las oficinas en lo que a lugar de trabajo respecta.

Con esto en cuenta, los beneficios que ofrece el horario fijo a la empresa son:

  • Mantener el equipo en orden.
  • Permite coordinar tareas de manera efectiva.
  • Facilidad para agendar reuniones con los clientes y el equipo.
  • Promueve las relaciones interpersonales entre los trabajadores.

Entre las desventajas de esta modalidad, se cuentan la incompatibilidad con actividades familiares y el estrés provocado por los traslados entre el hogar y el lugar de trabajo.

En esta modalidad, el arriendo oficinas amobladas permite a las empresas organizar a sus equipos de trabajo sin necesidad de preocuparse por aspectos como la ubicación, la disponibilidad de mobiliario o la conexión a Internet, ahorrando recursos al tiempo que obtienen una buena ubicación en la ciudad por una tarifa fija.

 

Tanto el horario fijo como el flexible son aptos para llevarse a cabo en oficinas amobladas, pues cuentan con espacios adaptables a las necesidades de cada empresa. Emprendedores, trabajadores independientes y consultoras pueden aprovechar la posibilidad de contar con áreas listas para utilizarse, a medida que eligen la modalidad horaria que mejor se adapte a su rutina y al proyecto que desarrollan.

En Andes Business Center tenemos espacios dinámicos y adaptables a los requerimientos de cada empresa, con contratos flexibles, amobladas y equipadas de acuerdo a las necesidades de cada cliente. Cotiza aquí.