El home office es una modalidad de trabajo que ha ganado popularidad en los últimos años. Otorga flexibilidad y libertad al trabajador, al tiempo que representa un ahorro para las empresas pues, gracias a alternativas como el arriendo oficinas amobladas, es posible optimizar los recursos sin tener que prescindir de este tipo de elementos.

Beneficios del home office

El home office -o teletrabajo- se basa en la entrega de resultados y, al establecer una metodología efectiva, es posible obtener beneficios como:

  • Equilibrio entre vida laboral y familiar, permitiendo al trabajador destinar más tiempo a sus seres queridos.
  • Disminuir los niveles de estrés al eliminar los tiempos de traslado entre el hogar y las oficinas, permitiendo también un ahorro para el trabajador.
  • Para las empresas, se produce un ahorro considerable de recursos al no tener que pagar un arriendo permanente de oficina ni de los servicios básicos.

Pasos para implementar el home office

Rediseñar la rutina de trabajo para realizarlo en casa requiere de estrategia, el objetivo es aumentar la productividad, al tiempo que el trabajador gana comodidad y libertad para cumplir con otros compromisos.

1. Establecer un espacio de trabajo

Laborar desde la casa implica seleccionar un espacio cómodo para cumplir con las responsabilidades. El ideal que el escritorio esté ubicado en una zona de la casa con buena iluminación, además de eliminar los elementos distractores.

2. Contar con las herramientas necesarias

Un computador en perfectas condiciones es imprescindible para desempeñar el teletrabajo. A esto debe añadirse buena conexión a Internet y los programas que permitan desempeñar las tareas asignadas.

3. Utilizar plataformas colaborativas

En la actualidad, la colaboración tiene un rol protagónico en los flujos de trabajo. Siendo así, el home office precisa de la adopción de plataformas que favorezcan esta práctica, agilizando los procesos y mejorando los resultados.

4. Respetar los horarios

Al no estar bajo la permanente mirada de los superiores, la práctica del home office requiere de responsabilidad y compromiso, algo para lo que es fundamental respetar los horarios. 

El trabajador puede adaptarlos de acuerdo con sus necesidades, pero siempre respetando la jornada laboral pactada con el empleador. Solo así es posible hacer de esta práctica una modalidad eficaz y conveniente para ambas partes.

5. Adaptarse a la contingencia

En ocasiones, será necesario contar con un espacio para realizar reuniones presenciales con clientes o para reunir al equipo de trabajo para analizar resultados y definir los próximos pasos. Para ello, el arriendo oficinas amobladas es una excelente alternativa para emprendedores, profesionales independientes y empresas, ya que ofrecen un entorno profesional cómodo y flexible que se utiliza de acuerdo con las necesidades de cada organización.

El home office se afianza como la modalidad laboral preferida. Con estos pasos, sumarse a esta tendencia y sacar provecho de sus beneficios será muy sencillo.