Chile es un país que se caracteriza -entre otras cosas- por su actividad emprendedora, ubicándose en el tercer puesto a nivel global. Pese a que ser dueño de tu propio negocio puede conllevar importantes beneficios, lo cierto es que puede ser algo bastante engorroso si no sabes por dónde comenzar.

Atendiendo a lo anterior, los siguientes consejos te serán de gran ayuda para iniciar tu propio negocio:

1. Estudia el mercado

A la hora de comenzar con un emprendimiento, lo primero es analizar el mercado considerando variables como la oferta/demanda del producto o servicio en cuestión y el nivel de la competencia. Esto te permitirá saber a qué te enfrentas, cuáles son tus oportunidades de negocio y determinar tus elementos diferenciadores.

Además, al analizar el mercado debes determinar cuáles son tus fortalezas y debilidades, ya que esto te permitirá saber en qué aspectos basar tus estrategias de promoción y venta, además de ser un pilar a la hora de analizar las estrategias de crecimiento y posicionamiento.

2. Apóyate en el marketing digital

En la actualidad, los consumidores viven en un entorno digital, uno desde el cual buscan los productos o servicios que tienen en mente, se informan respecto de las opciones y definen su intención de compra. Siendo así, a la hora de iniciar un negocio es fundamental considerar el marketing digital para llegar a tu público objetivo.

Al respecto, considera:

Define un buyer persona. Este concepto se refiere a un esquema conceptual de tu cliente ideal y, al crearlo en base a datos como ubicación, género e intereses -entre otros- podrás saber con certeza cómo dirigirte a tu público de forma efectiva.

Crea contenido de valor. Hoy, las personas no se dejan llevar por ofertas o promociones: la clave está en crear contenidos que sean de utilidad para el cliente potencial. Al posicionarte como un experto en tu rubro las ventas se incrementan.

Apóyate en las redes sociales. En la actualidad, estas plataformas representan un mercado lleno de oportunidades. En ellas puedes implementar campañas pagadas -las cuales se adaptan cualquier presupuesto-, interactuar con clientes y prospectos, viralizar tus contenidos y promocionar tus productos o servicios de una forma cercana.

3. Optimiza los recursos al máximo

Al iniciar un negocio es importante cuidar los recursos, por lo que es necesario analizar detenidamente en qué debes invertir y en qué no. Un claro ejemplo de esto lo constituye el arriendo oficinas amobladas.

Al optar por el arriendo oficinas amobladas, un emprendedor puede evitar gastos como la compra de mobiliario o el pago de los servicios básicos, permitiéndole destinar los recursos -por ejemplo- a la incorporación de profesionales altamente capacitados.

 

Iniciar un negocio es una tarea ardua que puede tomar bastante tiempo. Sin embargo, con un buen plan de marketing, un correcto análisis del mercado y optimizando los recursos al máximo podrás obtener los resultados que esperas.

En Andes Business Center tenemos espacios flexibles y adaptables a los requerimientos de cada empresa, con contratos flexibles, amobladas y equipadas de acuerdo a las necesidades de cada cliente. Cotiza aquí.