Detrás de los anuncios de “Arriendo Oficina Amoblada” se esconde mucho más que una oferta inmobiliaria. Arrendar oficinas amobladas es una tendencia que se posicionó inicialmente en Europa, Asia y Norteamérica y que progresivamente se ha extendido en Latinoamérica debido a la gran cantidad de beneficios que ofrece a emprendedores y empresarios en general.

En Chile la oferta es muy amplia y proporciona acceso a lugares de trabajo 100% habilitados y equipados para operar de acuerdo con las necesidades de cada profesional y empresa que contrata el espacio.

Las oficinas amobladas aportan una serie de ventajas de alto valor agregado como las que veremos a continuación:

Oficinas privadas y compartidas

Es posible escoger y/o combinar oficinas privadas y compartidas (coworking), lo que amplía las opciones y modalidades de trabajo. Asimismo, representa un ahorro importante en el arriendo, ya que los espacios compartidos permiten distribuir gastos fijos entre varias empresas o personas, en lugar de cargarlos solamente a una.

Ahorro en mobiliario, gastos comunes y servicios 

Son espacios con todo el mobiliario y los servicios instalados para su uso inmediato, por lo que no es necesario tramitar y pagar por su instalación. Igualmente, la existencia de espacios compartidos reduce notablemente los montos de gastos comunes y servicios. Otro plus importante, es que las oficinas amobladas suelen incluir en el arriendo el servicio de aseo, lo cual libera al arrendatario la búsqueda por cuenta propia de una solución a este tema.

Potencia el networking

“Cuando arriendo oficina amoblada, estoy bien ubicado”, es uno de los comentarios más comunes entre quienes optan por este tipo de espacios, ya que la gran mayoría de oficinas amobladas están ubicadas en zonas comerciales estratégicas que congregan a muchas empresas y negocios nacionales, transnacionales, de diversos rubros y dimensiones. Esta característica es de gran ayuda para ampliar y potenciar el networking, además de beneficiarse de crear redes profesionales para la compañía.

Flexibilidad 

Las oficinas amobladas se pueden arrendar en condiciones muy flexibles, tanto en cuanto a la duración del contrato (desde 1 mes en adelante) como en modalidad de pago (de contado y a plazos). Así mismo, se puede acceder a diferentes tamaños y números de puestos de trabajo (desde 1 puesto de trabajo, hasta grandes espacios o salas de reuniones). Estas facilidades no se encuentran en el arriendo de oficinas convencionales, las cuales deben contratarse usualmente como mínimo por un año, sin la posibilidad de modificar o negociar los espacios disponibles.

Esta amplia gama de ventajas sigue afianzando a las oficinas amobladas convirtiéndose en la mejor opción para tener un espacio óptimo, funcional y que permita enfocarse 100% en el desarrollo y crecimiento de la empresa.