Las nuevas tecnologías evolucionan vertiginosamente. En muy pocos años el teléfono móvil dejó de estar limitado a la función de hacer llamadas para convertirse prácticamente en una extensión del cuerpo humano, con el que realiza múltiples funciones y tareas. 

Las redes sociales, por otro lado, tomaron gran fuerza no solo para comunicarse entre amigos, sino como medio de contacto entre marcas y consumidores. Es así como surgieron tecnologías como la nube, donde las empresas pueden almacenar sus datos de forma segura y trabajar en equipo a distancia además del Big Data, inteligencia artificial, Blockchain, entre otras.

Todos estos cambios están modificando los modelos de negocio, la cultura empresarial, la forma de realizar tareas dentro de las empresas y los puestos de trabajo. 

Las nuevas tecnologías influyen en los espacios de trabajo

La tecnología continúa evolucionando y los procesos dentro de las empresas deben ser flexibles para adaptarse a estos cambios, tras lo cual han surgido nuevas tendencias en espacios laborales.

Modelo de oficina abierta

El trabajo colaborativo es la piedra angular en los nuevos sistemas de trabajo y la clave para lograr una transformación digital exitosa que involucre a todos los empleados. 

Por lo tanto, se deben buscar espacios que favorezcan la comunicación. Este es el motivo por el que las empresas más innovadoras eligen el modelo de oficina abierta, en donde existe mayor fluidez en la comunicación. Esta tendencia se enfoca también en la satisfacción de los trabajadores, por lo que incluye espacios de esparcimiento y convivencia, así como áreas de reunión para trabajo en equipo y lluvia de ideas.

Arriendo de oficinas amobladas

Los modelos de negocio basados en la innovación requieren enfocar la mayor parte de sus recursos al desarrollo de nuevos proyectos. De igual manera, cada día son más personas que deciden tomar el camino de emprender. En ambos casos, la tendencia del arriendo de oficinas amobladas es una excelente opción para iniciar las operaciones, sin preocuparse por el tiempo, esfuerzo e inversión que implica poner en marcha una oficina, desde la compra de muebles y suministros hasta la contratación de servicios.

Centros de negocio

La tecnología facilita el trabajo de profesionales independientes o freelancers y emprendedores en solitario o en grupos pequeños que tienen la libertad de laborar desde cualquier lugar. 

Más que trabajar desde casa o un café, muchos optan por los centros de negocio, los cuales consisten en espacios acondicionados con todos los servicios, bien ubicados dentro de la ciudad, donde el freelancer paga por el derecho del uso de sus instalaciones para trabajar más cómodamente, dar una imagen profesional a sus clientes y crear una red de contactos entre los demás profesionales que ahí laboran.

Ante la rápida y constante evolución tecnológica, nada en los mercados y el comportamiento de los consumidores permanece estático, lo que obliga a los negocios a modificar su funcionamiento y mantener espacios de trabajo flexibles que se adapten a las nuevas tendencias.