6 consejos para concentrarse mejor en el trabajo

Vence las distracciones, aumenta tu productividad y concéntrate mejor en el lugar de trabajo para realizar todas las tareas que te propongas durante el día. Las claves son simples y sólo toman un poco de organización.

  • Planifica con anticipación.
    Toma lápiz y papel, y antes de empezar tu día laboral haz una lista de todas las tareas del día. Puedes usar una libreta o cuaderno de tu gusto, o incluso configurar tu propio planner. Lo importante es que puedas visualizar tu día en secciones, para luego ir tachando lo que termines. Créenos: ver cómo van desapareciendo las tareas será muy satisfactorio.
  • Desconéctate.
    Mientras necesites ser especialmente productivo, trabajar offline puede ser una excelente idea. Puedes apartar al día para dejar tu teléfono y laptop en modo avión para realmente sumergirte en lo que estés haciendo, ya sea planificando, tirando ideas o escribiendo.
  • Tareas pequeñas.
    Si divides tu trabajo en tareas acotadas, no te sentirás abrumado. Cumplir varias pequeñas metas será mucho más fácil que una gigantesca.
  • Orden y limpieza.
    A nivel psicológico, un lugar de trabajo ordenado te ayudará a tener una mente más despejada. Si tienes sólo lo que necesitas a la vista, minimizarás distracciones.
  • Prueba con audífonos.
    Si tienes de esos audífonos que bloquean el ruido exterior, tanto mejor. Spotify tiene un montón de listas de música para meditar y para concentrarse que te mandarán en un viaje de productividad muy provechoso.
  • Toma descansos.
    Define tiempos determinados de trabajo y tiempos breves de descanso. Deja que tu cerebro se oxigene, que tus ojos descansen, relaja los hombros, corrige tu postura. Es importante que respetes los tiempos de descanso, pero también debes volver a trabajar según lo planificaste.
  • Buena iluminación.
    Es muy importante que durante tu tiempo de trabajo cuentes con una iluminación ideal. En la mayoría de las empresas grandes hay un responsable preocupado de esto, buscando principalmente que haya la suficiente luz como para mantener tus ojos siempre alertas y evitar cansancio o daños.
  • Conectividad a toda prueba.
    Hoy más que nunca, una buena conexión a Internet es vital para desarrollar la mayor parte de los trabajos. Videoconferencias, reuniones virtuales, coordinación por mail son algunos de los casos en que esto se hace importante y, por experiencia propia, uno de los problemas de comunicación más limitantes en las reuniones a distancia es la calidad del audio.
  • Prioriza.
    En cualquier lugar de trabajo, tareas como el aseo diario, gestión de cuentas, proveedores, soporte informático, impresiones y similares pueden convertirse en una piedra de tope para hacer tu verdadero trabajo. Lo mejor es que tengas alguien para que te apoye con esos temas más mundanos o en caso contrario, que dividas muy bien las tareas entre el equipo, asignando horarios específicos para evitar estar entrando y saliendo de temas importantes para verlos.

Trabajar por períodos largos de tiempo, con muchas tareas encima y con fechas de entrega que cumplir será mucho más fácil de abordar siguiendo estos consejos, sobre todo si trabajas en espacios de planta abierta.