La tarea de arrendar un espacio para la oficina no es una actividad tan grata como alquilar una casa en la playa, un automóvil o un departamento. ¿La razón? Son muchas las variables que se deben tener en cuenta y una equivocación, o decisiones poco acertadas, influirán negativamente en la imagen corporativa y el rendimiento del negocio.

De manera que al momento en considerar el arriendo de oficinas conviene tener las ideas claras y los siguientes cuatro factores son una guía para acertar en la elección:

1. ¿Cuál es mi presupuesto y dónde quiero arrendar?

Lo importantes es considerar el presupuesto mensual máximo que se tiene para arrendar una oficina. El dinero que se destine para el arriendo no debe ahorcar el resto de las finanzas de la empresa ya que la idea es hacer frente a este gasto sin sobresaltos y de manera cómoda.

Además, la localización influirá en el precio de arriendo, por lo que es importante preguntarse: ¿la ubicación es la idónea para mis clientes y proveedores? ¿Satisface mis necesidades presentes y futuras? ¿He tomado en cuenta costos adicionales: mobiliario, honorarios de abogados, depósito en garantía?

2. ¿Cuál es el espacio que realmente necesito?

De acuerdo al tipo de negocio o razón social de la empresa, también dependerá el espacio requerido. No es conveniente hacer una gran inversión por un espacio que no será aprovechado en su totalidad y que, por el contrario, va a significar mayores gastos.

Entre las preguntas importantes en este punto son: cuál es mi proyección de crecimiento o qué tipo de mobiliario necesitaré (número de escritorios, computadoras, sillas, mesa para reuniones, etc.)

3. ¿Qué tipo de servicios necesito?

El arriendo de oficinas tiene como ventaja que cuenta con algunos servicios útiles para las organizaciones, de modo que la tarea del emprendedor o dueño de una empresa es determinar los servicios que se necesitan y son absolutamente imprescindibles. Algunos de estos servicios que pueden ser útiles para una organización son contar con una sala de reuniones para los socios, un espacio de cocina, un cuarto para guardar inventarios o los trastes de limpieza, entre otros.

4. ¿Me he asesorado?

Contar con un abogado o un especialista en temas mobiliarios permite tomar las decisiones correctas. Con frecuencia cuesta entender la letra pequeña del contrato y algunas de sus cláusulas pueden ser desfavorables para nuestros intereses, por lo que es conveniente contar con un experto en el tema.

 

Tomando en cuenta estos consejos, arrendar un espacio para la oficina será más fácil. Esta importante inversión permitirá ampliar los objetivos empresariales y sacar el máximo rendimiento de las actividades.

 

En Andes Business Center tenemos espacios flexibles y adaptables a los requerimientos de cada empresa, con contratos flexibles, amobladas y equipadas de acuerdo a las necesidades de cada cliente. Cotiza aquí.